Nuevo mural en capilla de campus Oriente UC

La pintura es obra de Camila Valenzuela, exalumna de la Escuela de Arte. Ella fue la ganadora del concurso de creación para elegir al artista que pintara el mural de la Capilla de Campus Oriente UC.

Lleno de colores y “citando” famosas obras de la historia del arte, el nuevo mural de la capilla del campus Oriente llegó a iluminar un espacio pequeño ubicado en el centro del establecimiento. El muro, ubicado justo detrás del altar, es lo primero que se ve al abrir la puerta de la capilla.

El mural fue creado por Camila Valenzuela von Appen, bajo la temática del misterio de la Encarnación, en el marco del Concurso Domus Dei, organizado por la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana en conjunto con la Facultad de Artes.

La inauguración fue realizada luego de una misa a la cual asistieron integrantes de la comunidad universitaria y la autora de la obra. Se contó con la presencia del rector Ignacio Sánchez, el decano de la Facultad de Artes, Alexei Vergara, el capellán general de la UC, padre Jorge Merino, y el capellán del campus Oriente, padre Jorge Concha, entre otros.

El rector Ignacio Sánchez expresó: “A esta capilla, su pequeñez la hace grande. Su centralidad manifiesta lo que queremos: un espacio de oración en el corazón de este campus. El concurso organizado por la Pastoral permitió que toda la comunidad participara en la creación de este mural, porque concursaron alumnos, exalumnos y externos a la universidad”.

“Este mural combina algo tan tremendo como la crucifixión con la esperanza y la alegría de esa esperanza. El cordero no podría haber estado mejor representado que ahí en el sagrario. A mí me maravilla cómo el arte puede recrear una realidad nueva y remover en cada uno de nosotros esperanzas y nuevas proyecciones”, recalcó el rector.

La artista Camila Valenzuela agradeció al padre Javier Concha, a la Facultad de Artes y a la Pastoral UC. “Quisiera contar un par de cosas esenciales y agradecer a todos quienes me ayudaron. El tema del concurso era el tema la encarnación y la gran pregunta era cómo representar un tema que parece tan abstracto. Por eso la obra comienza con la anunciación y termina con la crucifixión”, indicó.

El mural muestra dos escenas fundamentales en este proceso espiritual: La Anunciación del ángel Gabriel a María y la Crucifixión de Jesús. Pero también se presentan dos personajes que actúan de forma simbólica: un cordero que encarna el sacrificio, sobre el Sagrario; y una paloma blanca o Espíritu Santo sobre la cruz, como testigo de su propia historia.

La exalumna de la Facultad de Artes explicó que su obra está diseñada a base de citas, es decir, incluyendo imágenes de obras de la historia del arte: “Quería que fuera evidente el paso del tiempo en las citas, que hubieran manos distintas. Esto fue trasladado a todo el cuadro”.

La elección de las imágenes utilizadas, corresponden a: Renacimiento (Fra Angélico, La Anunciación, 1426 y hermanos Van Eyck, Políptico de Gante, 1430-1432), Barroco (El Greco, La Anunciación, 1597-1600) y Postimpresionismo (Paul Gauguin, El Cristo Amarillo, 1889).

El contexto que rodea a las imágenes consiste en árboles, plantas y flores, que se encuentran particularmente al interior de los patios de la Facultad de Artes. Este ambiente constituye una especie de Jardín del Edén. Sin embargo, cobran sentido bajo la escena de La Creación como la primera obra de Dios; gracias a ella existieron las condiciones previas para La Encarnación.

“Hasta la flor más chiquitita de la obra está ubicada al interior del campus Oriente”, señaló Camila. 

Estoy muy contenta. Para mí es un honor estar aquí. Después de 10 años de haber egresado de esta universidad he regresado a seguir aprendiendo. Quiero dar las gracias por eso y quiero que este mural acompañe bien a todos los que visiten esta capilla”, indicó.

El padre Javier Concha, quien bendijo el mural, declaró: “Cristo es la imagen visible de Dios, que es invisible” (Col 1,15). A partir del acontecimiento de la Encarnación, el arte ha podido representar al Dios invisible ayudando al alma a elevar su mirada hacia lo trascendente y permitiéndole una proximidad aun mayor con aquel Dios que ha decidido hacer morada entre nosotros. El proyecto Domus Dei es una contribución espiritual y pastoral a la evangelización de todos quienes puedan contemplar el rostro de un Dios que se nos revela y ha querido compartir nuestra naturaleza con toda su fragilidad”.

Por su parte, Alexei Vergara, decano de la Facultad de Artes, contó que el mural representa varias cosas importantes para la facultad: “Se trata de una acción que retoma el vínculo histórico de las artes visuales y la espiritualidad y el desafío que supone para una artista esa búsqueda y que a veces se pierde en los vaivenes de la contingencia. También es una huella muy interesante de una acción artística concreta que permanecerá en el campus durante muchos años; esto no es habitual en un campus despojado de arte pero que ahora quizás busque dejar más huellas de artistas. Finalmente representa una colaboración artística virtuosa y creativa entre la pastoral, la escuela de artes y el decanto de artes, que podría ser el puntapié inicial de varias otras acciones”.