uc.cl pastoral.uc.cl

UC participa activamente en Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro

Fecha de publicación: 29-7-13

Bajo el lema “Id y haced discípulos a todas las naciones”, entre el 23 y el 28 de julio se vivió en Río de Janeiro, Brasil, una fiesta juvenil de alegría, optimismo y esperanza. Más de un millón y medio de visitantes respondieron al llamado del Papa Francisco para la vigésimo novena Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Río de Janeiro 2013. Entre ellos, un grupo de 120 alumnos de la UC, que en su mayoría viajó el 15 de julio y que tras participar en la Jornada Misionera y en la Jornada Mundial de Universidades Católicas, se sumó al encuentro con el Sumo Pontífice.

Para el padre Cristián Roncagliolo, vice Gran Canciller de la UC y parte de la delegación oficial de la Universidad, la experiencia fue “un acontecimiento de gracia que reunió a millones de jóvenes de los cinco continentes para renovar su esperanza, su pertenencia a la Iglesia y para ser confirmados en la fe auténtica por el sucesor de Pedro”, dijo mientras agregó que lo más relevante fue que “no existían límites de lengua, cultura o historia. Todos tenían el único lenguaje de la fe que les permitió expresarse y dar razón de sus anhelos y esperanzas”.

Durante los cinco días que duró la Jornada Mundial de la Juventud, la delegación oficial de la UC participó en los distintos actos centrales que se realizaron en la playa de Copacabana: Misa de apertura, Acogida del Papa, Vía Crucis y la Vigilia y Misa de envío. Dentro de los mensajes que dio el papa Francisco en la JMJ se resalta la invitación que les hizo a todos los jóvenes a ser y hacer un “lío” dentro de sus comunidades. “La experiencia de este encuentro no puede quedar encerrada en su vida o en el pequeño grupo de la parroquia, del movimiento o de su comunidad. Sería como quitarle el oxígeno a una llama que arde”, sostuvo el Santo Padre.

La alumna de Derecho, Verónica Matte, resume así su experiencia: “Fue una experiencia increíble, pero intensa. Alojábamos a dos horas de la playa de Copacabana, lugar en donde se realizaron todos los actos centrales, y viajamos alrededor de cuatro horas al día, pero todo valió la pena. Tuvimos la suerte de poder ver al Papa a menos de un metro y lo escuchamos con emoción. Nos tocó mucha lluvia, pero eso no impidió que miles y miles de peregrinos siguiéramos entusiasmados al Papa. Fue una gran experiencia de Iglesia que nos invitó a seguir siendo día a día misiones de Cristo”.

Durante la Misa de envío y cierre de la JMJ que se realizó este domingo 28 de julio, el Papa Francisco anunció que la próxima Jornada Mundial de la Juventud se realizará el año 2016 en la ciudad de Cracovia, Polonia. En esta misa además, les dejó a todos los jóvenes una gran misión: “La Iglesia necesita de ustedes, del entusiasmo, la creatividad y la alegría que les caracteriza”.