uc.cl pastoral.uc.cl

Testimonio de misionero argentino en Irak

Fecha de publicación: 04-10-17 El padre Luis Montes cuenta sus vivencias en Irak, sirviendo a un pueblo mártir perseguido por el grupo terrorista islámico ISIS.

El charla “Evangelizar sin miedo” organizada por la Pastoral UC en conjunto con ACN (Ayuda a la Iglesia que Sufre), el padre Luis Montes contó sus vivencias y su experiencia en Irak.

El padre Luis Montes es mendocino e ingresó al Instituto del Verbo Encarnado. Cuando finalizó los estudios y fue ordenado sacerdote, comenzó su trabajo misionando en apoyo a los cristianos perseguidos.

Hace 21 años vive en Medio Oriente. Primero estuvo en Tierra Santa, luego en Egipto y de allí fue enviado a Bagdad, Irak en diciembre de 2010, donde él siempre había querido estar. Llegó a Irak después del atentado que hubo contra la Iglesia Nuestra Señora de la Salvación, donde murieron como 50 cristianos que estaban participando de la misa.

El Padre lleva 7 años en Irak y allí es testigo del sufrimiento de los cristianos que sufren diariamente la persecución del grupo terrorista ISIS así como también es testigo de los esfuerzos que hace la Iglesia para atender a los cristianos en sus campos de desplazados y refugiados.

“En Medio Oriente tenemos casos de heroísmo, gente que da su vida por Cristo, que da su vida por sus hermanos. Y esto hace que sea realmente a la vez que un espectáculo muy triste, algo muy edificante. Nosotros estamos aprendiendo de los cristianos en Medio Oriente, de los cristianos iraquíes” cuenta el Padre.

“Al ver suelos, paredes y techos llenos de cenizas, los bancos tirados por cualquier lado, las imágenes rotas, desparramadas, pisoteadas, los libros santos reducidos a cenizas, uno percibe de un modo muy fuerte el odio que produjo eso, odio que se resume en una frase: rechazo a Cristo y a su Cruz. El mismo odio que ataca los templos de Cristo ataca los templos vivos que son los cristianos. No se conforman con subyugar, quieren borrar toda memoria del Redentor, que desaparezca de la faz de la tierra. Ver una iglesia así destruida, produce tristeza, dolor e ira, pero, por sobre todo, produce un enorme orgullo, un santo orgullo, porque nos persiguen por ser de Cristo” relata el Padre sobre la situación que se vive en Irak.

Para terminar, el padre Montes asegura que se quedará en Irak hasta que queden cristianos e invitó a rezar por los cristianos perseguidos y por los que los persiguen, para que se conviertan.