uc.cl pastoral.uc.cl

Más de 1500 jóvenes viven la solidaridad cristiana en todo Chile

Fecha de publicación: 09-7-16 Del 9 al 17 de julio, estudiantes de más de 70 instituciones de educación superior y secundaria estarán en 50 localidades desde Arica hasta Chaitén, para construir proyectos comunitarios y entregar su testimonio de fe.

Este sábado 9 de julio, más de 1500 jóvenes, se reunieron en el campus San Joaquín de la UC para comenzar una semana dedicada al servicio de los más necesitados y formar parte de los proyectos Trabajo País, Misión de Vida y Siembra UC, organizados por la Pastoral UC.

Los estudiantes peregrinaron desde la entrada del campus hacia el Templo Jubilar del Sagrado Corazón. La procesión fue guiada por Monseñor Ricardo Ezzati, Gran Canciller de la UC y Arzobispo de Santiago, quien presidió la Misa de envío que dió inicio a los proyectos misioneros y de trabajos durante las vacaciones de invierno.

“Los invito a ser responsables de la vida de los demás para que la vida de todos sea bella y fecunda. Ustedes están llamados a ser testigos de una vida entregada para hacer felices a los otros y que en todos los lugares que ustedes estén crezca la alegre celebración de la vida, de la vida abundante que el Señor Jesús nos ha regalado”, exclamó el Arzobispo de Santiago.

El rector de la UC, Ignacio Sánchez, acompañó a los voluntarios y destacó la importancia de estas misiones y trabajos para la universidad. “Estos estudiantes son verdaderos embajadores de la universidad, van mostrando a las comunidades nuestros valores y  principios, volviendo con renovados estímulos para seguir en este camino de la fe”, señaló la autoridad.

Los 1500 jóvenes, de más de 40 instituciones de educación superior y de 30 colegios, compartirán hasta el domingo 17 de julio, nueve días de sus vacaciones con las 50 comunidades de los lugares visitados, ayudando según las necesidades de cada localidad y parroquia.

El jefe nacional de Trabajo País, Raimundo Castro, comentó que para él Trabajo País es “una instancia a través de la cual podemos entregarle esperanza al país, podemos entregarle un mensaje de alegría, de confianza y el mensaje de Cristo que finalmente es la gran misión que hoy como católicos tenemos.”

A su vez, Elisa Undurraga, jefa nacional de Trabajo País explicó que el proyecto “es un encuentro con voluntarios y comunidades que comparten un mismo sueño: hacer de Chile un país más justo, más humano y más santo”. Además, “trabajando por esto uno se da cuenta que hay muchísimo que aportar al país, desde lo ignorantes y chicos que somos, estoy segura que podemos dejar el mundo un poco mejor”, comentó la voluntaria.

Trabajo País son trabajos católicos voluntarios que buscan hacer un Chile más unido a través de la construcción de espacios comunes y talleres comunitarios para las personas de cada lugar visitado.

Por otro lado, Vicente Salas, jefe general de Misión de Vida, comentó que “son misiones que unen mi vocación y el servicio a los demás. ¿Por qué tengo que esperar a salir de la universidad para poner mi vocación al servicio de los demás si puedo hacerlo cada invierno en Misión de Vida?” e invitó a “asumir el desafío e ir a misionar a las zonas con menos católicos en Chile”.

Misión de Vida son misiones de invierno en las que participan alumnos de la UC y el objetivo es llevar a Cristo a los hogares de las localidades con menos católicos del país.

Siembra UC es un proyecto que congrega a universitarios y estudiantes de tercero y cuarto medio de diferentes colegios, para compartir la alegría de ser católico y buscar un real encuentro con Cristo en la zona visitada.

Javier Sanhueza, jefe general de Siembra, comentó que “es una forma de entregar a Cristo en Antuco y Santa Bárbara, pero al mismo tiempo busca despertar el llamado a la santidad y al servicio que nos hace nuestro patrono San Alberto Hurtado”.

El domingo 17 de julio, los jóvenes regresarán de las misiones y trabajos para vivir juntos una misa de cierre en el Templo Jubilar del Sagrado Corazón del campus San Joaquín, el mismo lugar desde donde partieron, para concluir este tiempo de entrega y servicio con Cristo al país.