uc.cl pastoral.uc.cl

Estadísticas de la Iglesia en Chile

Publicado en 05-5-14
Categorías: Destacados, Noticias Internacional, Noticias Nacional

Un total de 2415 sacerdotes (1182 de ellos diocesanos y 1233 religiosos), 1029 diáconos permanentes, 4303 religiosas, 1552 misioneros laicos y 46282 catequistas. Son parte del personal dedicado al apostolado de la Iglesia Católica en las 27 diócesis y 954 parroquias de Chile.

Son algunas de las cifras del Anuario Estadístico 2012 publicado el año 2014 por la Secretaría de Estado de la Santa Sede, y que la Oficina de Estadísticas para la Pastoral, organismo de la Conferencia Episcopal de Chile, ha actualizado y publicado en el sitio web www.iglesia.cl/estadisticas.

Las cifras demuestran que se mantiene la tendencia a la baja que venía experimentando el número de religiosas (de 5.559 en 2001 a 4.303 en 2012) y la significativa tendencia alcista en los diáconos permanentes (de 604 en 2001 a 1.029 en 2012). Sin embargo el aumento sostenido en la cantidad de sacerdotes que venía registrándose desde el año 2008 hasta el 2011 experimentó el 2012 un freno: 40 sacerdotes menos en el último año observado (de 2.455 en el año 2011 a 2.415 en el año 2012). Los candidatos al sacerdocio también continúan en descenso: de 847 en 2001 a 677 en 2012.

Los números de la educación católica en Chile son de gran interés: la Iglesia cuenta en Chile con 329 jardines infantiles que cuentan con 27.906 alumnos; 573 colegios básicos con un total de 208.162 alumnos; y 397 colegios de enseñanza Básica y Media, con 115.726 alumnos. Además hay 8.148 alumnos de institutos superiores católicos; 82.300 alumnos de universidades para estudios eclesiásticos; y 36.564 alumnos de universidades católicas; lo que totaliza 478.806 alumnos de establecimientos católicos del país.

En cuanto a los sacramentos, en comparación al año anterior 2011, el 2012 bajan los bautismos (de 133.239 en 2011 a 131.995 en 2012), aumentan los matrimonios (de 17.430 en 2011 a 17.579 en 2012), disminuyen las confirmaciones (de 61.234 en 2011 a 57.420 en 2012) y también bajan las primeras comuniones (de 73.564 a 71.235).

Las estadísticas también incluyen la situación de la vida consagrada, las instituciones de asistencia y promoción social, y las causas de nulidad matrimonial.

Revisa todas las estadísticas actualizadas aquí. 

Fuente: Oficina de Estadísticas para la Pastoral – Prensa CECh

Juan XXIII y Juan Pablo II, dos nuevos santos para el mundo

Publicado en 29-4-14
Categorías: Destacados, Noticias Académicos, Noticias Alumnos, Noticias Funcionarios, Noticias Internacional, Noticias Nacional

Con una solemne eucaristía, el Papa Francisco elevó a los altares al Papa Juan XXIII y el papa Juan Pablo II este fin de semana, dos hombres que fueron sacerdotes, obispos y Papas del siglo XX. “Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte; fue más fuerte la fe en Jesucristo Redentor del hombre y Señor de la historia; en ellos fue más fuerte la misericordia de Dios que se manifiesta en estas cinco llagas; más fuerte la cercanía materna de María”, dijo el Papa argentino ante una Plaza de San Pedro que recibió a casi 800 mil personas que asistieron a la canonización.

La ceremonia contó con la presencia de 93 delegaciones de distintos países, 17 de ellas de países latinoamericanos. “Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos” dijo el Santo Padre Francisco, y pidió no olvidar que son precisamente los santos quienes llevan adelante y hacen crecer la Iglesia.

La canonización es el proceso por medio del cual la Iglesia Católica declara santa a una persona, luego de su muerte, debido a la vivencia de virtudes heroicas y llevar a la perfección la vida cristiana. El 5 de julio del 2013, el Papa Francisco promulgó el decreto sobre el milagro por intercesión del beato Juan Pablo II y aprobó los votos favorables para la canonización “pro gratia” del beato Juan XXIII, acogiendo así favorablemente los motivos presentados por la Congregación de los Santos. Incluso en el caso de Juan XXIII, sin que en su caso haya habido un segundo milagro formalmente reconocido.

Juan XXIII, el Papa bueno

Angelo Giuseppe Roncalli nació el 25 de noviembre de 1881, en una familia de campesinos en Bérgamo, al norte de Italia. Con solo 11 años ingresó al seminario en su ciudad natal y a los 23 años fue ordenado sacerdote. Tras desempeñar distintas obligaciones en Bulgaria, Turquía, Grecia, Francia e Italia, el 28 de octubre de 1958 fue elegido Papa. Contaba con casi 77 años y se esperaba que su pontificado fuera de “transición”. Se caracterizó por su actitud de servicio, apertura y sencillez, que se materializó en gestos muy concretos, como por ejemplo, reducir el lujo que rodeaba a los obispos y cardenales, mejorar las condiciones laborales de los empleados del Vaticano y el nombramiento de cardenales indios y africanos.Pero sin lugar a dudas, el hecho por el que es más recordado es que a tres meses de asumir el pontificado, anunció la apertura del Concilio Vaticano II. En mayo de 1963, se anunció que el Papa Juan XXIII padecía cáncer al estómago, y el 3 de junio de este año, falleció.

Juan Pablo II, el Papa peregrino de la paz

Karol Józef Wojtyla nació en Wadowice, Polonia, el 18 de mayo de 1920. Siendo el menor de tres hermanos, desde pequeño sufrió la muerte de sus más cercanos. Su hermana Olga falleció antes de que él naciera y cuando tenía tan sólo nueve años, perdió a su madre. Tres años después falleció su hermano mayor, Edmud, y en 1941, murió su padre.

Tras finalizar sus estudios escolares, en 1938 ingresó a la Universidad Jagellónica de Cracovia y a la escuela de teatro. Cuando las fuerzas de ocupación nazi cerraron la Universidad, Karol comenzó a trabajar en una cantera y luego en una fábrica química. En 1942 sintió el llamado al sacerdocio, comenzando su formación en el seminario clandestino de Cracovia, ciudad donde, años más tarde, se desempeñó como Arzobispo, y en 1967 fue creado cardenal por Pablo VI. Fue elegido Papa el 16 de octubre de 1978, y su  pontificado se caracterizó por un infatigable espíritu misionero, que lo llevó a realizar 104 viajes apostólicos fuera de Italia y 146 por el interior del país. Su especial cariño por los jóvenes, lo llevó a instaurar las Jornadas Mundiales de la Juventud y su atención a la familia se materializó en los Encuentros Mundiales de las Familias. Además, promovió el diálogo ecuménico con representantes de distintas religiones. Escribió 12 Encíclicas, 15 exhortaciones Apostólicas, 11 Constituciones Apostólicas y 45 Cartas Apostólicas. Publicó también cinco libros, además de promulgar el Catecismo de la Iglesia Católica.

Luego de sufrir varios años la enfermedad de  Parkinson, Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005.

 La UC da gracias por los nuevos santos para la Iglesia y el mundo

Con una Eucaristía de acción de gracias, la comunidad universitaria se reunió para agradecer y celebrar la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, en el mismo patio que hace ya 27 años recibió al santo polaco  en su visita a nuestro país.

La ceremonia fue presidida por el Gran Canciller UC, cardenal Ricardo Ezzati, acompañado por el vice Gran Canciller UC, padre Cristián Roncagliolo, y contó con la presencia del rector  Ignacio Sánchez y las autoridades del Consejo Superior. En la misma misa, y rescatando el espíritu de los dos nuevos santos de la Iglesia, el Gran Canciller dio inicio a la Misión Territorial en la UC, la cual busca que a lo largo de Chile, la Iglesia lleve el mensaje de Jesucristo resucitado a todos quienes no lo conocen o lo conocen de manera superficial. “En un estadio nacional, el papa Juan Pablo II invitó a no tener miedo, a abrir de par en par las puertas a Jesucristo”, dijo el cardenal Ezzati, y recordó el gesto profético del santo polaco cuando exclamó “Mírenlo a Él”.

Durante la misa, el Gran Canciller bendijo y entregó una cruz a los distintos delegados de la Misión Territorial, además de entregar dos imágenes de Cristo, que recorrerán las oficinas de la Universidad Católica.

Revisa la Galería de Fotos.

Un año de Pontificado relatado por el secretario particular del Papa Francisco

Publicado en 11-3-14
Categorías: Destacados, Noticias Internacional

El próximo jueves se cumple el primer aniversario de la elección del Papa Francisco a la Cátedra de Pedro. Un año extraordinario para la vida de la Iglesia, un “tiempo de misericordia” como el Pontífice mismo ha subrayado varias veces. Entre las personas que más de cerca han acompañado al Santo Padre en estos intensísimos doce meses, está su secretario particular, Mons. Alfred Xuereb, nombrado recientemente por el Papa Secretario General de la Secretaría para la Economía del Vaticano. En esta entrevista exclusiva a Radio Vaticano, ante el micrófono de nuestro colega Alessandro Gisotti, Mons. Xuereb recorre de nuevo este primer año con Francisco a partir, justamente, de aquel inolvidable 13 de marzo de un año atrás.

R- Usted me hace revivir tantas emociones y también tantísimos recuerdos, muy profundos: eran momentos particulares, que seguramente quedarán en la historia. Un Papa que deja su Pontificado. Desde el 28 de febrero, el último día del Pontificado del Papa Benedicto, cuando dejamos para siempre el Palacio Apostólico, hasta el 15 de marzo, es decir, hasta dos días después de la elección del nuevo Papa, yo me quedé con el Papa emérito en Castel Gandolfo para acompañarlo y también para ayudarlo en su trabajo de secretaría.
El momento de la separación del Papa Benedicto ha sido para mí un momento muy atormentador, porque tuve la fortuna de vivir por cinco años y medio con él y, dejarlo, separarme de él fue un momento muy difícil. Las cosas habían precipitado, yo no sabía que justamente aquel día debía preparar las valijas y dejar Castel Gandolfo y también dejar al Papa Benedicto. Pero desde el Vaticano me pedían que me apurara, preparara las valijas y fuera a Santa Marta porque el Papa Francisco estaba incluso abriendo él la correspondencia sólo: no tenía un secretario que lo ayudara. En aquella mañana, pasé varias veces por la capilla para tener luz, porque me sentía también un poco confundido.
Pero estaba seguro, tenía la neta sensación de estar guiado desde lo Alto y me daba cuenta que estaba sucediendo algo extraordinario, también para mi vida. Luego entré al estudio del Papa Benedicto llorando y, con un nudo en la garganta, probé a decirle cuánto estaba triste y cuánto era difícil para mí separarme de él. Le agradecí por su benévola paternidad. Le aseguré que todas las experiencias vividas con él en el Palacio Apostólico me habían ayudado tanto a mirar mejor “a las cosas allá arriba”. Después me arrodillé para besarle el anillo, que no era más el del Pescador, y él, con mirada paterna, de ternura, como sabe hacer él, se puso de pié y me bendijo.
P.- ¿Qué recuerdo tiene de su primer encuentro con el Papa Francisco?
R.- Me hizo entrar en su estudio, me acogió con su bien conocida cordialidad, y tengo que decir que me hizo también una broma, una broma – si así puedo decir – ¡de Papa! Tenía una carta en la mano y con tono serio me dijo: “Ah, pero aquí tenemos problemas, ¡alguien no ha hablado muy bien de ti!”. Yo me quedé mudo, pero después entendí que se refería a la carta que el Papa Benedicto le había enviado para informarle que él me había dejado libre y que podía llamarme a su servicio. En esta carta, el Papa Benedicto había tenido la bondad de listar algunas de mis virtudes. Después el Papa Francisco me invitó a sentarme en el diván y él se sentó junto a mí en una silla. Me pidió – con mucha fraternidad – que lo ayudara en su difícil tarea. Finalmente quiso saber cuál era mi relación con los Superiores y con otras personas de una cierta responsabilidad. Le respondí que tengo una buena relación con todos, al menos por lo que me respecta.
P.- ¿Qué le impresiona de la personalidad del Papa Francisco, teniendo el privilegio de vivir cada día junto a él?
R.- Su determinación. Una convicción que estoy seguro que le viene de lo Alto, porque es un hombre profundamente espiritual que busca en la oración la inspiración de Dios. Por ejemplo, la visita a Lampedusa él la decidió porque luego de haber entrado algunas veces a la capilla, le vino continuamente esta idea: ir personalmente a encontrar a estas personas, a estos náufragos, y llorar por sus muertos. Y cuando él entendió que le venían a la mente varias veces, entonces estuvo seguro que Dios quería esta visita. La hizo, aunque no había mucho tiempo para prepararla. Él usa el mismo método para elegir a las personas que llama para que colaboren con él de cerca.

P.- En cambio, ¿qué cosa le impresiona mirando al Pastor Francisco, su dimensión pública, cómo ejercita su ministerio petrino?
R.- Alguien más me ha hecho una pregunta similar, y respondo diciendo que me viene a la mente espontáneamente la figura del misionero. Aquel clásico misionero que parte, que va entre los indígenas para hacerles conocer el Evangelio, Jesucristo. Yo veo en Francisco el misionero que está llamando a sí a la muchedumbre, aquella muchedumbre que quizás se siente perdida, con la intención de traerla de nuevo al corazón del Evangelio. Se ha transformado – por así decir – en el “párroco del mundo” y está alentando a cuantos se sienten lejanos de la Iglesia a volver con la certeza que encontrarán su lugar en la Iglesia. Él ve en el clericalismo y en la casuística fuertes obstáculos para que todos se puedan sentir amados por la Iglesia, acompañados por ella. En cambio, párrocos y sacerdotes nos dicen casi cotidianamente cuántas personas han vuelto a la Confesión y a la práctica de la fe por el aliento del Papa Francisco, especialmente cuando nos recuerda que Dios no se cansa nunca de perdonarnos. Él, como han visto, tiene una atención especial por los enfermos, y esto porque él ve en ellos el cuerpo de Cristo sufriente.
Y olvida completamente sus achaques. Por ejemplo, en los primeros meses de su Pontificado tenía un fuerte dolor a causa de la ciática que se le había vuelto a presentar. Los médicos le habían aconsejado que evitara de agacharse, pero él, encontrándose delante de enfermos en silla de ruedas o de niños enfermos en sus cochecitos, se inclina hacia ellos de todos modos, y les hace sentir su cercanía. Así sucedió también durante la celebración eucarística en Casal del Marmo, la tarde del Jueves Santo durante el lavatorio de los pies. No obstante el dolor que habrá sentido, se arrodilló delante de cada uno de los doce jóvenes detenidos para besarles los pies.
P.- El Papa Francisco parece incansable, mirándolo en los encuentros, en las audiencias. ¿Cómo vive su cotidianidad también de trabajo, en la Casa Santa Marta?
R.- Créame, ¡no pierde un sólo minuto! Trabaja incansablemente. Y cuando siente necesidad de tomarse un momento de pausa, no es que cierra los ojos y no hace nada: se sienta y reza el Rosario. Pienso que por lo menos tres Rosarios al día los reza. Y me ha dicho: “Esto me ayuda a relajarme”. Luego retoma, retoma el trabajo. Recibe una persona después de otra: el personal de la portería de Santa Marta es testigo. Escucha con atención y recuerda con extraordinaria capacidad todo lo que siente y lo que ve. Se dedica a la meditación temprano, a la mañana, preparando también la homilía de la Misa en Santa Marta. Luego, escribe cartas, hace llamadas telefónicas, saluda al personal que encuentra y se informa acerca de sus familias.

P.- Uno de los dones más hermosos de este primer año de Pontificado son seguramente los encuentros entre el Papa Francisco y el Papa Benedicto. Usted, que es como un anillo de conjunción entre ellos, ¿qué nos puede decir de esta “relación fraterna”?
R.- En una reciente entrevista, el Papa Francisco ha revelado esto: que él lo consulta, le pide su punto de vista. ¡Sería una gran pérdida no aprovechar de esta gran fuente de sabiduría y de experiencia! De hecho, lo ha dicho inmediatamente: es como tener el abuelo en casa, es como decir, tener el sabio dentro casa. He aquí que el Papa Francisco desde el principio ha visto esta presencia como un don inestimable, similar a aquel obispo sabio apenas elegido que encuentra un sabio sostén en su obispo emérito. Es significativo – por ejemplo – el hecho que haya querido arrodillarse en la capilla en Castel Gandolfo no sobre su reclinatorio, sino al lado del Papa Benedicto. Y luego, ha querido su presencia en la inauguración de la estatua de San Miguel Arcángel aquí, en los Jardines Vaticanos. Y lo convenció a participar en el Consistorio que hubo para los nuevos Cardenales. Es una presencia que enriquece el Pontificado del Papa Francisco.
P.- Por último, ¿qué le está dando personalmente este servicio al Papa Francisco, después de haber servido de cerca a Benedicto XVI y, recordémoslo, también a Juan Pablo II?
R.- Me doy cuenta que el Señor me está conduciendo por vías verdaderamente misteriosas. No habría imaginado nunca el poder cumplir este tipo de servicio. Pero Dios es así. De otra forma somos nosotros los programadores de nuestra vía de santidad. Yo encuentro una gran ayuda en el luminoso testimonio de confianza en Dios, que he tenido la gracia de recibir personalmente del Papa Juan Pablo II, del Papa emérito Benedicto, el cual – se ha transformado en un dicho para sonreír – cada vez que se encontraba de frente a una situación difícil amaba alentarnos diciendo: “el Señor nos ayudará”. Es obviamente el sostén tanto humano como espiritual de la oración, que sé que hace también por mí el Papa Francisco y me resulta de gran consuelo.
Traducción del italiano: María Cecilia Mutual

*Fuente: news.va

Misión País ya está trabajando por un Chile más santo en 45 zonas desde Arica a Punta Arenas

Publicado en 06-1-14
Categorías: Calugas, Noticias, Noticias Alumnos, Noticias Internacional, Noticias Nacional

Con el objetivo de renovar la Iglesia y ponerla en el corazón de la patria, jóvenes de diferentes universidades e institutos profesionales recorrerán Chile bajo el lema “Con la fe de María, somos Iglesia al encuentro de Chile”. Los voluntarios visitarán puerta a puerta las casas de las diferentes zonas, evangelizando y compartiendo con todas las personas que tengan oportunidad de conocer.

En esta ocasión los estudiantes se congregaron el sábado 4 de enero a las 16:00 hrs. en la Casa Central de la Pontificia Universidad Católica de Chile donde se realizaron una serie de actividades. Además de cargar los buses, la oración y la Adoración al Santísimo fueron los protagonistas durante el inicio de Misión País. Acompañados de varios sacerdotes, los misioneros pudieron confesarse y prepararse para lo que vivirán en los próximos 10 días.

Junto a la Virgen del Carmen, los voluntarios caminaron en procesión hasta la Catedral para celebrar todos juntos la tradicional Misa de Envío, que fue celebrada por el Arzobispo de Santiago, Monseñor Ricardo Ezzati. Para Gerardo Boetsch, Jefe Nacional de Misión País 2014, es muy importante fortalecer la presencia de la Virgen durante la misión. “Este año queremos vivir con fuerza el objetivo que nos propusimos, poniendo especial énfasis en la relación con nuestra querida Virgen del Carmen, en la importancia de vivir nuestra pertenencia a la Iglesia y en la urgencia que tenemos por responder a los tiempos de hoy como el papa Francisco nos llama”, señaló.

Durante la prédica, el Arzobispo de Santiago dijo que “es hermoso que en las vísperas de la Epifanía, un grupo de jóvenes llegue hasta esta Casa del Señor para recibir el envío misionero. (…) Nadie está excluido de la Buena Noticia. Dios no quiere que nadie quede fuera del anuncio de su amor, de la presencia de Jesús en la historia de la humanidad”.

Recordando la Exhortación Apostólica del Papa Francisco, Monseñor Ezzati invitó a los presentes a dar a conocer a Cristo con alegría. “Cuando anuncien el Evangelio no lo hagan con la cara triste, sino que con alegría, con el gozo de aquel que encuentra al Señor. Sean predicadores de la Buena Noticia, sean predicadores de la alegría”, señaló.

Este año, Misión País se une a la “Misión Permanente” a la que hemos sido llamados como Iglesia de Chile.  “Queremos preocuparnos de que en cada uno de los 3 años que visitamos una localidad, vayamos recorriendo un itinerario con la comunidad, para al final formar una iglesia local comprometida y misionera. Buscamos que nuestras visitas no sean solo un chispazo, sino que se inserten en ese proceso de evangelizador permanente”, comentó Joaquín de la Maza, director de Misiones y Trabajos de la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la UC.

Revisa la Galería de Imágenes. 

Exhortación Apostólica del Papa Francisco: “Evangelii Gaudium”

Publicado en 26-11-13
Categorías: Calugas, Noticias, Noticias Académicos, Noticias Alumnos, Noticias Funcionarios, Noticias Internacional, Noticias Nacional

Papa llama a jornada de ayuno y oración por la paz en Siria

Publicado en 03-9-13
Categorías: Calugas, Noticias, Noticias Internacional

“Es el grito que expresa con fuerza – dijo el Papa en un amplio llamamiento por la paz en Siria –. Y añadió: “Queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz”. “Queremos que en nuestra sociedad destrozada por divisiones y por conflictos, estalle la paz”. “Nunca más la guerra”, fue el grito del Papa Francisco.

“He decidido convocar para toda la Iglesia el próximo 7 de septiembre, víspera de la Natividad de María, Reina de la Paz, una jornada de ayuno y de oración por la paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero”, dijo el Papa Francisco a la hora del ángelus dominical.

El Pontífice invitó a los hermanos cristianos no católicos así como a los pertenecientes a las demás religiones, a unirse a esta iniciativa según el modo que considerarán más oportuno. Y como él mismo explicó “el 7 de septiembre en la Plaza de San Pedro, desde las 19.00 y hasta las 24.00, nos reuniremos en oración, en espíritu de penitencia, para invocar de Dios este gran don por la amada nación siria”. Porque como añadió el Papa Francisco, “la humanidad tienen necesidad de ver gestos de paz”.

El Pontífice condenó con particular firmeza el uso de las armas químicas. Y dijo que tiene aún en su mente y en su corazón imágenes terribles. Por eso añadió que está el juicio de Dios y de la historia por nuestras acciones, al que no se puede escapar…

Revisa el discurso completo aquí. 

*Fuente: Vatican News

Papa Francisco envía un saludo a la comunidad UC

Publicado en 02-9-13
Categorías: Calugas, Noticias, Noticias Internacional, Noticias Nacional

A través del rector de la Pontificia Universidad Católica de Argentina, monseñor Víctor Fernández, el Pontífice le hizo llegar al rector Sánchez un rosario y una estampa con su imagen, en cuyo reverso escribió un mensaje a los miembros de la UC, a quienes pide que “recen por mí”.

El encuentro que el rector sostuvo el viernes pasado con su par de la Pontificia Universidad Católica de Argentina (UCA), monseñor Víctor Fernández, no sólo permitió que ambas casas de estudios profundizaran sus ya estrechos lazos.

También fue el escenario para que laautoridad argentina entregara a Ignacio Sánchez el saludo del Papa Francisco a la comunidad UC y dos obsequios de parte del Pontífice.

El primer presente es una estampa con una imagen del Santo Padre, que en su reverso tiene escrito el siguiente mensaje: “A la Pontificia Universidad Católica de Chile, a su rector, a toda la comunidad educativa, con mi bendición y pidiéndoles que recen por mí”.

El Pontífice, además, le envió a la autoridad UC un rosario bendecido por él.

“Es emocionante recibir un saludo personal de puño y letra del Papa Francisco, implica cariño y preocupación por nuestra comunidad universitaria. También nos hace reflexionar respecto del llamado para que recemos por él, ya que nos expresa que comparte nuestras propias necesidades”, subrayó el rector Sánchez.

*Fuente: Prensa UC

“El papa con maletín” por padre Cristián Roncagliolo

Publicado en 06-8-13
Categorías: Calugas, Noticias, Noticias Internacional, Noticias Nacional

La imagen del Papa Francisco, con maletín en mano, sorprende. Pero ¿por qué? Quizás porque el estereotipo de autoridad que está en nuestra retina es distinto. El Papa está mostrando un modo de ser que privilegia la cercanía a la gente común y corriente, haciendo visiblemente las cosas cotidianas y hablando en un lenguaje simple, que todo el mundo es capaz de comprender. Este nuevo modo prescinde de muchas estructuras o las simplifica, suaviza las formas y hace todo lo posible para que los protocolos no lo alejen de su rebaño. Este modo de ser pastor también es libre frente a las exigencias temáticas del momento: el Papa no se deja ‘pautear’ por los contextos sino que pone los temas, siendo propositivo y audaz. Mucho más que algo anecdótico, este estilo de Papa con ‘olor a oveja’ expresa significativamente la denominada ‘conversión pastoral’ a la que ha convocado y que, como señala el mismo Francisco, “atañe principalmente a las actitudes y a una reforma de vida”.

Con este preámbulo, y sabiendo que toda selección es siempre mezquina, pondré de relieve algunos aspectos de su visita. Y esta selección de tópicos hay que comprenderla en el contexto en el que se da: en un acontecimiento eclesial donde el espesor de la vida cristiana se hace palpable en las expresiones de fe, en la alegría de los peregrinos y en los anhelos de una vida plena en Cristo. También, en que este acontecimiento ocurre con jóvenes que experimentan las problemáticas de una cultura que los desorienta y que les propone una antropología fragmentada y sin trascendencia. El Papa fue al encuentro de esos jóvenes, de carne y hueso, que hoy son interpelados y cuestionados por sus mismos pares por el hecho de ser cristianos. A esos jóvenes el Santo Padre los ayudó a vigorizar su fe.

1. Una iglesia que ‘sale’. El Papa Francisco, haciendo eco de Aparecida, enfatizo reiteradamente el carácter misionero de los cristianos. Con esa premisa, lejos de una Iglesia ‘auto referente’, que vive pensando en sí misma y ‘habitando’ dentro de sus estructuras, la comprende volcada hacia ‘afuera’, en misión e inserta en la historia. Podemos hablar de una Iglesia vitalmente consciente que es sacramento para la vida del mundo, camino de salvación en la historia y no fuera de ella. Acá enfatiza un aspecto antiguo pero siempre nuevo: la Iglesia no solo acoge sino que va en busca de los hombres del tiempo para encontrarlos y anunciarles la buena noticia. Con este código se entienden las homilías e intervenciones del Papa, que fueron eminentemente exhortativas, profundamente bíblicas, buscando llegar al corazón de cada persona, saliendo a su encuentro para anunciarle la novedad de la fe en Cristo. Sus intervenciones fueron siempre propositivas, esperanzadas, una provocación que encendía los corazones con el fuego de la fe viva buscando que ellos, a su vez, encendieran otros corazones.

2. Opción por los excluidos. Su insistencia en la opción por excluidos tiene un carácter profundamente religioso, porque asume la opción de Cristo y la cristaliza en su propia vida. La visita a las favelas o a los enfermos visibilizó a los que nadie quiere ver. El Papa fue a su encuentro como si fuera uno de ellos con una sencillez que causa estupor. Con sus gestos y palabras puso en el corazón de la ‘Nueva evangelización’ una comprensión renovada, existencial y urgente de la Doctrina social de la Iglesia, como un camino ineludible que interpela la vida de todos los bautizados y que jamás se disocia de la experiencia de fe.

3. El protagonismo en la historia. Una y otra vez el Papa provoca a los jóvenes a no ser espectadores de una historia que pasa, a no ‘balconear’ la vida, sino a ser protagonistas de la cultura, que es presente y futuro, asumiendo el desafío que Dios les suscita. No deja de impresionar que, lejos de todo miedo o condena, el Papa aparece desafiante y seguro frente a una cultura adversa enseñando que junto a Cristo no se puede ni se debe temer. Esta forma de aproximarse a la cultura la hace con la audacia que da la fe auténtica de la Iglesia, haciendo vida aquello que nos enseñó el Concilio: nada de lo humano le resulta ajeno al cristiano. Pero, al mismo tiempo, esta actitud pone a toda la Iglesia en una ‘incomodidad’ urgente: entrar en las problemáticas del hombre de hoy con la caridad y la verdad del Evangelio, en respetuoso diálogo y con la humildad propia de quien busca la verdad.

4. La urgencia de la misericordia. Con especial énfasis el Papa se puso en el lugar del que sufre, del pecador, del que está lejos, del que se siente cuestionado. Y se sitúa junto con él para sanar sus heridas, para abrirle las puertas de la esperanza, para decirle que la Buena Noticia de Cristo es preferencialmente para él. Su corazón de pastor busca revitalizar la fe de los discípulos más alejados, buscando que el anuncio del Evangelio les haga sentido. El Papa pareciera estar pensando siempre en llegar a los que están en las periferias existenciales abriéndoles caminos de conversión. En este espíritu invita a quienes están más lejos a hacer juntos un camino hacia Cristo. Este es uno de los mayores secretos de este Papa sorprendente: encarna en gestos y palabras la misericordia de la cual tiene nostalgia el corazón humano, el de un creyente y del que no lo es. En efecto, nuestra naturaleza reclama a su autor. Creada por Dios, que es amor, reconoce en la misericordia un dato genético y una necesidad; tiene sed de misericordia. El Papa, con su modestia y auténtica caridad, busca saciar esa sed.

5. Un testigo luminoso. ¿Por qué creyentes y no creyentes se dejan conquistar por este Papa? Quizás, una primera respuesta está en que comprende, como lo traslucen sus diversas intervenciones, que la misión de la Iglesia no es defensiva sino propositiva, profética y de servicio, inserta en el mismo corazón de una cultura díscola, que no acepta respuestas sin explicaciones razonables. A esa cultura, y al hombre inserto en ella, es al que hay que mostrarle la Buena Noticia. Al mismo tiempo, una segunda respuesta tiene que ver con que el Papa Francisco empatiza espontáneamente con el que está lejos, devolviéndole la esperanza, diciéndole que “Dios no se cansa de perdonar”. A ellos, con predilección, les habla con ternura, sin juicios, mostrándoles el Evangelio como el camino de vida plena. Y en este esfuerzo evangelizador, inusitado y lleno de amor, el Santo Padre capta la atención de las grandes multitudes a las cuales les hace sentido este carisma pastoral. El Papa, apacentando a la oveja marginada, tiende las cautivantes redes de la misericordia a toda la humanidad. Y esa evangélica opción conquista.

No faltarán quienes estén perplejos ante este estilo que encarna la denominada conversión pastoral. En esta JMJ Rio el Papa mostró su sello propio: un pastor que irradia su amistad íntima con el Señor, que es hondamente mariano, carismático, en el sentido más teológico del término, sencillo, auténtico y con un notable sentido del humor. El Papa buscó, con celo, cercanía y amistad que todos puedan encontrar en la Iglesia un lugar donde brille la esperanza y la misericordia que solo Cristo nos puede regalar. Sin duda, la acogida extraordinaria que el ‘mundo joven’ y buena parte del orbe le han brindado a este Papa es una clara señal de que su ministerio, por sí mismo, evangeliza.

Revisa la columna de El Mercurio aquí 

Papa Francisco publica su primera Encíclica titulada “Lumen Fidei”

Publicado en 05-7-13
Categorías: Calugas, Noticias, Noticias Internacional

Ciudad del Vaticano, 5 julio 2013 – Esta mañana, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha tenido lugar la presentación de la primera encíclica del Papa Francisco “Lumen Fidei”. La presentación, a cargo del cardenal Marc Ouellet, P.S.S., Prefecto de la Congregación para los Obispos, y de los arzobispos Gerhard Ludwig Müller y Rino Fisichella, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización.

En “Lumen Fidei” -La luz de la fe-, se subraya la necesidad de recuperar la fe en una época como la actual, “en la que el creer se opone al buscar y la fe es vista como una ilusión, un salto al vacío que impide la libertad del hombre”. La Encíclica fue publicada a los cuatro meses  de que el Papa Francisco asumió su Pontificado, y en la misma recoge algunas reflexiones sobre la fe escritas por Benedicto XVI antes de renunciar al papado. El texto se suma a las encíclicas de Ratzinger sobre la caridad y la esperanza.

Es urgente recuperar el carácter luminoso propio de la fe, pues cuando su llama se apaga, todas las otras luces acaban languideciendo“, subraya el papa Francisco en el texto, donde asegura que si desapareciera la fe en Dios “se debilitaría la confianza entre los hombres, que quedarían unidos sólo por el miedo”.

Subraya además que el matrimonio es la unión estable entre un hombre y una mujer y exhorta a los casados a cultivar la fe en la familia, con los hijos. Francisco escribe también que la fe está unida a la esperanza y hace un llamado: “No nos dejemos robar la esperanza, no permitamos que la banalicen con soluciones y propuestas inmediatas que obstruyen el camino”.

La Encíclica “Lumen Fidei” fue firmada por el Pontífice el pasado 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo, los patrones de la Iglesia de Roma,  y está dividida en una introducción, cuatro capítulos y una conclusión y ocupa 85 páginas.

El primer capítulo se titula “Hemos creído en el amor”, y trata sobre la escucha de la llamada de Dios; el segundo “Si no creéis, no comprenderéis” y en el mismo el papa demuestra la relación entre la fe y la verdad. El tercero se titula “Transmito lo que he recibido” y se centra en la nueva Evangelización, ya que la encíclica se enmarca en el Año de la Fe, abierto por Benedicto XVI en octubre del pasado año y que concluirá en noviembre próximo. El cuarto capítulo, “Dios prepara una ciudad para ellos”, se refiere a la relación entre la fe y el bien común.

Ver el texto completo aquí

*Fuente: Servicio Informativo del Vaticano – News.va

Beatos Juan XXIII y Juan Pablo II serán canonizados

Publicado en
Categorías: Calugas, Noticias, Noticias Internacional

El Santo Padre ha recibido esta mañana en audiencia al cardenal Angelo Amato, S.D.B., prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. En el transcurso de la misma, el Papa ha autorizado a la Congregación a promulgar los siguientes decretos concernientes a:

MILAGROS
-Un milagro atribuido a la intercesión del Beato Juan Pablo II, polaco, (en el siglo Karol Józef Wojtyla) Sumo Pontífice (1920-2005)
-Un milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo di Dio Alvaro del Portillo y Diez de Sollano, español, obispo y prelado de la Prelatura Personal de la Santa Cruz y del Opus Dei, (1914-1994)
-Un milagro atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios Esperanza de Jesús (en el siglo María Josefa Alhama Valera), española, Fundadora de las Congregaciones de las Siervas del Amor Misericordioso y de los Hijos del Amor Misericordioso (1893 -1983)

MARTIRIO
-Siervo de Dios José Guardiet y Pujol, español, sacerdote diocesano; nacido en 1879 asesinado por odio a la fe en España el  3 agosto 1936;
-Siervos de Dios Mauricio Íñiguez de Heredia, español y 23 compañeros de la Orden Hospitalaria di San Juan de Dios ;asesinados por odio a la fe en España entre 1936 y 1937.
-Siervos de Dios Fortunato Velasco Tobar, español y 13 compañeros, de la Congregación de la Misión; asesinados por odio a la fe en España entre 1934 y 1936;
-Siervas de Dios Maria Asunción (en el siglo: Juliana González Trujillano) y 2 compañeras, españolas; religiosas profesas de la Congregación de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor; asesinadas por odio a la fe en España nel 1936.

VIRTUDES HEROICAS
-Siervo de Dios Nicola D’Onofrio, italiano, clérigo profeso de la Orden de los Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos (Camilianos ), (1943 -1964).
-Siervo de Dios Bernard Philippe, francés, (en el siglo Jean Fromental Cayroche), Hermano profeso del Instituto de las Escuelas Cristianas, Fundador de las Hermanas Guadalupanas de La Salle, (1895-1978).
-Sierva de Dios Maria Isabel da Santíssima Trinidade, portuguesa, (en el siglo: Maria Isabel Picão Caldeira viuda de Carneiro), Fundadora de la Congregación de las Hermanas Concepcionistas (1889 -1962).
-Sierva de Dios Maria del Carmen Rendiles Martínez, venezolana, Fundadora de las Siervas de Jesús de Venezuela; (1903 -1977)
-Siervo de Dios Giuseppe Lazzati, italiano, laico consagrado; (1909-1986).

El Sumo Pontífice ha aprobado igualmente los votos favorables de la sesión ordinaria de los padres cardenales y obispos acerca de la canonización del beato Juan XXIII (Angelo Giuseppe Roncalli) y ha decidido convocar un consistorio que se ocupará también de la canonización del beato Juan Pablo II (Karol Józef Wojtyla)

Fuente: Servicio Informativo del Vaticano – News.va