uc.cl pastoral.uc.cl

Identidad católica de la universidad es la temática de una nueva charla Ágora

Publicado en 29-11-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos

Ante una atenta audiencia compuesta por académicos, funcionarios y alumnos, el 28 de noviembre la profesora de Derecho UC y ministra del Tribunal Constitucional, Marisol Peña, dictó una nueva charla Ágora titulada “La identidad Católica en la UC”. La actividad, que se realizó en el salón de honor Aquiles Portaluppi, contó con la presencia de diversas autoridades de la universidad, destacando la presencia, en el panel de respuestas, del rector de la universidad, Ignacio Sánchez, y del decano de la Facultad de Derecho UC, Carlos Frontaura.

Durante el año pasado, un grupo de académicos reflexionó sobre los desafíos de la identidad católica en la universidad, a partir de la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclessiae. “La universidad ha nacido del corazón de la Iglesia y participa de su obra evangelizadora hacia la sociedad, proyectando en ella los valores cristianos. ¿Cómo se cumple esta labor? Fomentando dos tipos de diálogos al interior de la universidad: entre la fe y la razón, y entre la fe y la cultura”, dijo la profesora Peña, agregando que “el desarrollo del quehacer universitario, practicado por el mundo de las ciencias físicas y naturales, de las humanidades, pero también de las artes debe realizarse con una perspectiva holística”.

Entre las ideas que destacó la académica, insistió que “el catolicismo vive en el corazón de la universidad y se vive por cada uno de sus miembros, lo cual supone que la identidad católica de la universidad supone un esfuerzo institucional permanente, pero también un esfuerzo personal, individual, que parte del corazón y la voluntad de cada uno de los miembros de esta comunidad”.

Asimismo, la ministra del Tribunal Constitucional recalcó que en la universidad los profesores gozan de libertad académica. “Esto tiene que ver con la autonomía institucional que las mismas normas vigentes en el país le reconocen por su propia definición, sentido y vocación a la universidad. esta libertad académica permite a los profesores que enseñen sus propias disciplinas con libertad; pero el punto común está en que debemos tener ese denominador compartido de el respeto a la dignidad humana y a la misión de la Iglesia”, concluyó, invitando a todos los asistentes a leer y reflexionar en torno al documento de trabajo.

Luego de su conferencia, se generó una instancia de preguntas y diálogo. Además, se hizo entrega a los asistentes del documento, titulado igual que la conferencia, realizado junto a un grupo multidisciplinario de doce académicos de la universidad: Francisca Alessandri, Patricio Bernedo, Cecilia Bralic, Francisco Claro, Juan Enrique Coeymans, Ricardo Couyoumdjian, Luis Flores, Erika Himmel, Bárbara Loeb, Pedro Morandé, Flavio Nervi, Rodrigo Polanco, Francisco Rosende, Juan de Dios Vial, Rafael Vicuña y Marisol Peña.

Ágora UC es un proyecto impulsado por rectoría y organizado por la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana, en la cual se invita a la comunidad académica a participar de conferencias con destacados expertos en temas antropológicos y religiosos, para dialogar sobre el hombre y la sociedad actual.

Revisa el audio de la charla aquí.

Revisa el documento “La identidad Católica de la UC” aquí.

 

Expertos discuten sobre el sano juicio desde una perspectiva médica y jurídica

Publicado en 24-11-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos

El 24 de noviembre, en el auditorio Aquiles Portaluppi de Casa Central, se realizó el coloquio de expertos “Estándar médico legal: Una mirada digna y cristiana sobre la fragilidad de los adultos mayores”, organizado por la Facultad de Derecho UC en conjunto con la Facultad de Medicina UC.

En la actividad participó un panel de especialistas compuesto por Rosita Kornfield, del Centro de Envejecimiento y Desarrollo UC; Gonzalo Candia, profesor de la Facultad de Derecho UC; Macarena Rojas, directora del programa de Adulto Mayor UC, y Tania Mora, encargada de la unidad jurídica SENAMA, quienes discutieron acerca de las problemáticas del concepto de sano juicio desde una perspectiva médica y jurídica.

Esta actividad se hizo en el contexto del desarrollo de la investigación multidisciplinaria que lleva el mismo nombre, realizada por los profesores Marcelo Barrientos (Derecho UC) y Homero Gac (Medicina UC), la que fue apoyada por el Concurso de Investigación y Creación para Académicos organizado por la Pastoral UC y la Vicerrectoría de Investigación.

“Los notarios están exigiendo a las personas mayores, que quieren disponer de sus bienes, un certificado que indique que están en pleno uso de sus facultades. ¿Cómo evitar que esto se transforme en un acto discriminatorio. Además, ¿cómo generar propuestas para que las personas mayores estén contempladas en una situación que la legislación chilena no contempla?”, explicó el doctor Gac.

En la actualidad, la demencia se ha vuelto un problema a nivel mundial. El 8,5% de las personas mayores de 60 años pueden tener posibilidades de presentar algún problema de demencia, pero es un error pensar que la demencia es una consecuencia normal del envejecimiento. Entre las enfermedades más conocidas como demencia se encuentra el Alzheimer. “En Chile y en Latinoamérica se trata de esconder la enfermedad por estigma, cuando, si se detecta a tiempo, se puede retrasar diez años el problema”, dijo Rosita Kornfield y agregó que es fundamental avanzar hacia políticas públicas que consideren el valor humano de la persona con demencia.

A raíz de lo anterior, los especialistas dieron a conocer la importancia del tema del adulto mayor en Chile y la situación legal y médica en la que, como país, nos enfrentamos hoy. Para ello, los cuatro expositores dieron a conocer sus puntos de vistas de acuerdo a sus materias, ya que el tema del adulto mayor es un tema complejo y que no se ha tocado en profundidad en Chile.

Revisa algunas imágenes aquí.

 

La Tirana: un encuentro entre fe y cultura

Publicado en 21-11-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos, Noticias Alumnos, Uncategorized

Música, cantos, olor a incienso y a velas, piedad y comunidad, se mezclaron con diversos textos y reflexiones. Esas fueron algunas de las características que se observaron en La Matriz del Desierto, una instalación móvil, performática y visual realizada por la IV Residencia Móvil La Tirana el pasado 18 de noviembre.

Esta exhibición multidisciplinaria fue realizada por un grupo de alumnos de las disciplinas de Arte, Música, College y Teatro quienes, en conjunto con la Pastoral UC, viajaron en julio de este año a la fiesta de La Tirana con el objetivo de ahondar en el misterio de la fe y la devoción mariana en una experiencia vivida.

Durante la actividad, los asistentes fueron protagonistas, siendo invitados a ingresar en la instalación, sentarse y taparse los ojos para que experimentar, a través de los sentidos, el misterio de la fiesta de La Tirana, mientras los creadores interpretaban cantos y música originados a partir de las experiencias vividas. Luego, los asistentes pudieron expresar sus impresiones y finalmente, fueron invitados a disfrutar de un cocktail.

El padre Thomas Billot contó acerca de la experiencia vivida en La Tirana y el papel de los alumnos en la fiesta dedicada a la Virgen

¿Cómo se vive el día a día en la fiesta de La Tirana?

El trabajo esencial de los estudiantes fue observar y tener una actitud de niños. Todos los días fueron de investigar, mirar a los bailarines, participar en las misas, tomar notas, preguntar a la gente… fue un momento de observación que es lo que nutre la inteligencia, escudriñar estas dos preguntas ¿qué es eso? y ¿por qué? Preguntas a la cual durante todos los días junto con los estudiantes intentamos responder lo más precisamente posible.

¿Pudieron resolver ese qué y por qué?

Definitivamente, para resolver la pregunta ¿qué es esto? creo que habría que volver por lo menos unas diez o quince veces más, porque me doy cuenta que detrás de esta fiesta hay una realidad que es muy visible por los trajes y los colores, pero, a la vez, esconde un misterio muy grande de la relación de cada uno con Dios, y esa relación es algo que no se puede definir con sólo un concepto.

Y al ¿por qué?, siento que algunos tienen intenciones muy claras, mientras que otros bailan porque les gustan bailar, pero cada uno va haciendo un camino que a lo largo de los años se hace clara. Los más ancianos tienen una conciencia muy grande de para quién y por qué bailan, y es porque les da sentido a toda su vida.

¿Cómo lo vive uno que no está participando activamente? ¿Cómo se vive el vínculo con Dios y la Virgen?

Cada uno llega a La Tirana con su historia y se deja conmover por lo que ve. Yo lo entendí como una medicina existencial, que le da de nuevo el sentido de la existencia, porque en la fiesta uno ve que tiene mucho sentido para mucha gente. No es una fiesta cualquiera, donde se celebra a Chile, es la unión entre Chile y Perú, donde mucho de cada uno, de cada país está representado.

La fiesta de La Tirana es una celebración religiosa que se realiza durante el mes de julio en honor a la Virgen del Carmen. Se lleva a cabo en el pueblo de La Tirana (Región de Tarapacá) y es la mayor fiesta religiosa del Norte Grande de Chile, reuniendo a alrededor de 250.000 visitantes.

 Revisa imágenes de la exhibición aquí.

Carta Apostólica del papa Francisco “Misericordia et misera”

Publicado en
Categorías: Destacados, Noticias Académicos, Noticias Alumnos, Noticias Funcionarios

“Que los ojos misericordiosos de la Santa Madre de Dios estén siempre vueltos hacia nosotros. Ella es la primera en abrir camino y nos acompaña cuando damos testimonio del amor. La Madre de Misericordia acoge a todos bajo la protección de su manto, tal y como el arte la ha representado a menudo. Confiemos en su ayuda materna y sigamos su constante indicación de volver los ojos a Jesús, rostro radiante de la misericordia de Dios”.

Así se lee en el último párrafo de la Carta Apostólica Misericordia et Misera, que el santo padre Francisco firmó el domingo 20 de noviembre, Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, en la conclusión del Año Santo Extraordinario de la Misericordia.

Se trata de un documento que se articula a lo largo de veintidós puntos, en el que, ante todo, el papa Bergoglio desea “misericordia y paz” a todos los que lo leerán. Como su nombre lo indica, Misericordia et misera, son las dos palabras con las que san Agustín comenta el encuentro entre Jesús y la adúltera, es decir, la miserable y la misericordia; del que se desprende la enorme piedad y justicia divina y cuya enseñanza ilumina – tal como escribe el pontífice – la conclusión de este Jubileo de la Misericordia, a la vez que indica el camino que estamos llamados a recorrer.

El obispo de Roma vuelve a recordarnos que “nada de cuanto un pecador arrepentido coloca delante de la misericordia de Dios queda sin el abrazo de su perdón”. Por lo que ninguno de nosotros puede poner condiciones a la misericordia que siempre es un acto de gratuidad del Padre celestial, un amor incondicionado e inmerecido; una acción concreta del amor que, perdonando, transforma y cambia la vida.

En una cultura frecuentemente dominada por la técnica, el santo padre recuerda que se multiplican las formas de tristeza y soledad en las que caen las personas, entre las cuales muchos jóvenes, puesto que el futuro parece estar en manos de la incertidumbre que impide tener estabilidad. Por esta razón escribe que “se necesitan testigos de la esperanza y de la verdadera alegría para deshacer las quimeras que prometen una felicidad fácil con paraísos artificiales”.

Del año intenso que acaba de celebrarse el papa escribe que la gracia de la misericordia se nos ha dado en abundancia. Y que como un viento impetuoso y saludable, la bondad y la misericordia se han esparcido por el mundo entero. De ahí que se sienta la necesidad de dar gracias al Señor, porque en este Año Santo la Iglesia ha sabido ponerse a la escucha y ha experimentado con gran intensidad la presencia y cercanía del Padre, que mediante la obra del Espíritu Santo le ha hecho más evidente el don y el mandato de Jesús sobre el perdón.

Una vez concluido este Jubileo, es tiempo de mirar hacia adelante y de comprender cómo seguir viviendo con fidelidad, alegría y entusiasmo, la riqueza de la misericordia divina – manifiesta asimismo el pontífice –. Y pide que no limitemos su acción; no hagamos entristecer al Espíritu, que siempre indica nuevos senderos para recorrer y llevar a todos el Evangelio que salva.

En cuanto a la cultura del individualismo exasperado, sobre todo en Occidente, Francisco escribe que “hace que se pierda el sentido de la solidaridad y la responsabilidad hacia los demás”. Con todo – añade hacia el final de esta Carta Apostólica – “las obras de misericordia corporales y espirituales constituyen hasta nuestros días una prueba de la incidencia importante y positiva de la misericordia como valor social”, que nos impulsa a “ponernos manos a la obra para restituir la dignidad a millones de personas que son nuestros hermanos y hermanas”, llamados a construir con nosotros una “ciudad fiable”.

“Esforcémonos entonces – afirma el papa – en concretar la caridad y, al mismo tiempo, en iluminar con inteligencia la práctica de las obras de misericordia, cuyo carácter social “obliga a no quedarse inmóviles y a desterrar la indiferencia y la hipocresía, de modo que los planes y proyectos no queden sólo en letra muerta”.

Francisco concluye explicando que a la luz del “Jubileo de las personas socialmente excluidas”, mientras en todas las catedrales y santuarios del mundo se cerraban las Puertas de la Misericordia, intuyó que, como otro signo concreto de este Año Santo extraordinario, se debe celebrar en toda la Iglesia, en el XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario, la “Jornada mundial de los pobres”, que constituirá la preparación más adecuada para vivir la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, que se ha identificado con los pequeños y los pobres, y nos juzgará a partir, precisamente, de las obras de misericordia.

Texto de la Carta Apostólica aquí.

(Fuente: Radio Vaticana)

Música y literatura se unen para cerrar el Año de la Misericordia

Publicado en 18-11-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos

Siguiendo con la invitación del papa Francisco de mirar a los otros con amor compasivo así como también a nosotros mismos y reconocer las propias dificultades cotidianas, se realizó el concierto “Notas de Misericordia: fragilidad, perdón y reconciliación”, con motivo del cierre del Año de la Misericordia.

La actividad se llevó a cabo el 17 de noviembre en el Salón de Honor de Casa Central a las 19:30 horas y consistió en un concierto inédito entre piano y viola da gamba realizado por tres destacadas artistas: Karina Glasinovic (piano), profesora del Departamento de Música Universidad de Chile, y las profesoras UC, Gina Allende (viola da gamba) y Macarena Baeza (lectura).

El concierto tuvo como finalidad generar un diálogo sobre la profundidad de los actos de misericordia. El vice gran canciller UC, padre Cristián Roncagliolo dio la bienvenida a los asistentes. “Hoy día, en este esfuerzo constante por ir generando de un diálogo entre fe y cultura, tendremos la alegría de escuchar obras de autores muy reconocidos y también de destacados dramaturgo chilenos, como lo son Juan Radrigán y Egon Wolff. El tema de la misericordia es un tema central para estos autores y también será el tema central de las obras que se presentarán”, dijo a los asistentes. Además, agregó que “el Jubileo de la Misericordia ha sido un tiempo privilegiado para la Iglesia, para profundizar en esta cualidad que define a Dios, porque Él es misericordioso”.

La actividad se dividió en dos etapas. La primera estuvo a cargo de la pianista Karina Glasinovic, quien interpretó piezas de Beethoven, Bach y un preludio de su propia autoría, “La nostalgia de la pertenencia”. Posteriormente, las profesoras Gina Allende y Macarena Baeza hicieron una presentación en conjunto donde dieron vida a piezas de Tobias Hume y Jacob Van Eyck, acompañados por textos de Gabriela Mistral, sor Juana Inés de la Cruz y santa Teresa de Ávila. Además, a través de textos de dos insignes dramaturgos chilenos, Juan Radrigán y Egon Wolff, ofrecieron una mirada cariñosa sobre el mundo de los más desposeídos.

De esta forma, concluyó este año donde la misericordia fue un tema central en los distintos proyectos, iniciativas y actividades, profundizando en el misterio enorme del amor de Dios por nosotros.

Revisa algunas imágenes aquí.

La UC cerró el Año de la Misericordia

Publicado en 17-11-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos, Noticias Alumnos, Noticias Funcionarios

El jueves 17 de noviembre concluyó el Jubileo de la Misericordia en la Pontificia Universidad Católica de Chile con el cierre de la última Puerta Santa en Chile, ubicada en el campus San Joaquín de la universidad.

La actividad comenzó con una peregrinación por la ruta de la Misericordia a lo largo de la Alameda de San Joaquín, un camino de siete estaciones que, a través de textos bíblicos y reflexiones, permitió a los peregrinos prepararse para el paso por la Puerta Santa del Templo Jubilar.

Posteriormente, se inició el paso por la Puerta Santa, lo que dio fin al tiempo de gracia iniciado en diciembre del año pasado, tiempo marcado por el perdón, la peregrinación y las obras de misericordia. Al pasar por la puerta, cada uno de los asistentes tomó una pulsera con la frase “Vivo la misericordia siempre”, como símbolo y recuerdo de vivir la Misericordia día a día.

A continuación se desarrolló la misa, presidida por el vice gran canciller UC, padre Cristián Roncagliolo quien comenzó la homilía comentando sobre el cierre del año de la Misericordia. “Hoy estamos clausurando la Puerta Santa y con esto también en esta universidad clausurando el Año de la Misericordia”, dijo el sacerdote.

Además, el presbítero explicó sobre el desafío que cada uno tiene a la luz de tantas imágenes de la puerta. “Está el desafío de transformarnos en puerta de misericordia para que se visualice la misericordia de Dios. Está el desafío de ser vidrio y vitral. Un vidrio para dejar pasar la luz de la misericordia y un vitral para que en esa luz no solamente veamos una misericordia eterna sino también un rostro, el rostro de la misericordia de Dios que en nosotros se hace cercano al que sufre”, dijo.

Antes de finalizar la ceremonia, el padre Cristián cerró definitivamente la Puerta Santa. Aprovechó la instancia para invitar a que “en este año, posterior al año de la Misericordia, podamos en nuestra vida ser testigos de la Misericordia”.

El Templo del Sagrado Corazón del campus San Joaquín fue una de las más de 10 iglesias jubilares de la Arquidiócesis de Santiago elegida para tener un Puerta Santa y la única que se encontró dentro de un campus universitario dentro de Chile. Durante este año, el Templo del Sagrado Corazón fue un lugar de acogida para todos los peregrinos que se acercaron para recibir y pedir las indulgencias plenarias.

 Revisa algunas imágenes aquí

Profesores se reúnen en un nuevo Consejo Académico Pastoral

Publicado en 04-11-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos, Uncategorized

El 4 de noviembre, en la sala Matte del Centro de Extensión, se reunió nuevamente el Consejo Académico Pastoral de nuestra universidad. El encuentro se inició con una oración del padre Francisco Astaburuaga y posteriormente fue dirigido por José Luis Romero, director de Académicos de la pastoral, quien aprovechó la instancia para felicitar al profesor Duvan Henao, por la charla que se hizo con motivo del patrono de la Facultad de Matemáticas, san Buenaventura, y al profesor del Instituto de Música, Alejandro Reyes, por su colaboración en Soli Deo Gloria, el concierto de música sacra.

La primera exposición realizada fue de Maureen Boys, profesora de la Escuela de Teatro UC, quien habló sobre su experiencia en Roma, al asistir junto a otros integrantes de la universidad al Jubileo Conciencia y Misericordia. Durante su charla hizo un llamado a los profesores “a inspirar, a dar luz. Estamos invitados a amar y darnos, a ser solidarios con el conocimiento”. Asimismo, motivó a los asistentes a cultivar la curiosidad, manteniendo siempre la llama encendida; la modestia, ya que el saber de cada uno es ínfimo; la generosidad de tener siempre el deseo de transmitir el conocimiento, y el pensamiento crítico, no descansar en el primer intento.

A continuación, Gonzalo Pizarro, director Académico de Docencia, habló a los asistentes sobre el Código de Honor, asegurando que es un compromiso de toda la comunidad universitaria. “El código es una oportunidad para reflexionar y fortalecer los valores de la honestidad, integridad y respeto, entre otros”, indicó. Durante su exposición explicó a los asistentes sobre la importancia de este código, cómo se hizo, para qué, la forma de difundirlo y el trabajo que viene.

A raíz de su exposición se originó un espacio de diálogo sobre los aportes, dudas y las propuestas de los académicos.

Para finalizar, se dio a conocer las actividades que vienen, donde se destacó el inicio de proceso de postulación para el XVI Concurso de Investigación y Creación para Académicos “Levanta tu mirada, eleva tus ideas”, invitando a todos los profesores a difundir y a participar en esta actividad.

El Consejo Académico Pastoral, conformado por profesores en representación de todas las unidades académicas, se reúne mensualmente para realizar un camino eclesial que permita crecer en el testimonio en la universidad.

 

La lógica del amor fue el tema de un nuevo encuentro Ágora UC

Publicado en 03-11-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos

El 3 de noviembre, el sacerdote y vicedecano de la Facultad de Teología de la San Dámaso, padre Juan José Pérez-Soba, fue parte del ciclo de charlas Ágora UC con la conferencia titulada “La lógica del amor: unidad en la diferencia”. Esta actividad, organizada por la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana con la colaboración del Centro UC de Estudios de la Religión y la Facultad de Filosofía, contó con la presencia del decano de la Facultad de Teología, Joaquín Silva.

Durante la exposición, padre Juan José que “el amor es siempre un despertar”. Asimismo,  asegura que el amor irrumpe en la vida para darle sentido, lo que genera una nueva forma de pensar. “No podemos dejar de mencionar la frase de la encíclica ‘Deus caritas est’ que dice que no se es cristiano por una idea o una elección moral sino que por el encuentro de una persona. Esta manera de presentar el amor como una revelación nos introduce a una nueva manera de pensar. El punto fundamental donde esto se afirma es en la primera encíclica del papa Francisco, ‘Lumen fidei’”, agregó.

En su charla, el sacerdote explicó que la teoría del amor tuvo un puesto central en la historia, hasta el siglo XVII donde desaparece de forma casi radical. “Actualmente, en la teología, el amor pasa a ser un desconocido. Hablamos generalmente de él, pero si saber bien qué decir. Esto supone que para hablar del amor tenemos que vencer determinados obstáculos”, explicó, destacando el racionalismo y el amor romántico.

“El amor es la palabra más usada en muchos contextos, pero existentes determinados ámbitos donde no se usa jamás. En política y economía, ¿quién habla de amor? La razón por la que no se habla de amor en esos ámbitos es porque allí se habla de cosas serias. Se toma el amor como una cosa mágica que no tiene que ver con los fundamentos de la realidad”.

Entre las cosas que destacó el sacerdote durante la conferencia fue el hecho de que el valor del amor permite descubrir lógica interna de cómo construir la vida, insistiendo permanentemente que el amor es siempre un despertar, una reciprocidad.

Luego de la exposición, hubo un espacio de preguntas y diálogo para profundizar sobre el tema.

Ágora UC es un proyecto impulsado por la rectoría y organizado por la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana, en la cual se invita a nuestra comunidad académica a participar de conferencias con destacados expertos en temas antropológicos, para dialogar sobre el hombre y la sociedad actual.

Revisa el audio de la charla aquí

San Alberto Hurtado, un hombre de estudio y de gran dimensión intelectual

Publicado en 28-10-16
Categorías: Destacados, Noticias Académicos

“Trabajador intelectual, riguroso e incansable”. Con estas palabras, el padre Juan Ochagavía definió a san Alberto Hurtado. Así inició la charla que preparó el 18 de agosto para celebrar al patrono de la Facultad de Teología UC.

Durante la conferencia, titulada “El talante intelectual de Alberto Hurtado”, el ex decano de la misma facultad explicó que a pesar de los estudios y aportes que el santo hizo al trabajo intelectual a lo largo de su vida, no es reconocida esta faceta de él. “Un Alberto en diálogo con el pensamiento de grandes filósofos no es la imagen pública que de él tenemos en Chile. Para la mayoría su imagen es cuando él recoge, niños del Mapocho. Y sin embargo, la imagen del académico, que dialoga con los pensadores de su tiempo, es también él”, aseguró en su presentación.

San Alberto Hurtado fue un hombre que se formó a lo largo de toda su vida. Obtuvo las licenciaturas de Leyes, Filosofía y Teología, un doctorado en Pedagogía con mención en Psicología, y estudió Humanidades. Asimismo, aprendió varios idiomas: francés, inglés, italiano, latín y alemán, entre otros. “Estoy persuadido de que el amor y el deseo de servir a Cristo, al Cristo completo, al Cristo actuante, doliente y triunfante en los hombres y mujeres de hoy día, ha sido el factor más marcador del desarrollo intelectual del Padre Hurtado”, explicó el sacerdote.

Además, aseguró que san Alberto Hurtado hizo aportes en diversas materias, no solo en el ámbito de la educación escolarizada, sino que también “habría que añadir su inmensa contribución a crear una conciencia social viva y operante, a renovar el interés de la juventud por los valores morales, a sacudir una fe católica individualista y dormida, a la formación de los obreros en las escuelas sindicales, a encontrar los valores educativos del cine. Cada una de estas cosas que acabo de mencionar el padre Hurtado las estudió y escribió sobre ellas”.

Para concluir, el padre Juan aseguró que el santo estuvo siempre preocupado de estar al día con los temas de la actualidad, pero especialmente pensando en aquél que más lo necesita.

Para leer la charla completa ingresa aquí.

 

Música, adoración, encuentro y oración se vivieron en el Soli Deo Gloria

Publicado en 27-10-16
Categorías: Destacados, Noticias, Noticias Académicos, Noticias Alumnos

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, componer música sacra no es algo del pasado, en pleno siglo XXI cuatro jóvenes compositores junto a más de 70 músicos dieron vida a Soli Deo Gloria, un concierto de Adoración al Santísimo, realizado el miércoles 26 de octubre en el Templo Mayor de Campus Oriente de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Esta iniciativa que busca promover la composición de música sacra contemporánea, es un proyecto de la Dirección de Pastoral y Cultura Cristiana de la Pontificia Universidad Católica de Chile en conjunto con el Instituto de Música UC. Su nombre se debe a la frase con la que el compositor alemán Johan Sebastian Bach firmaba sus obras y significa “solo a Dios la Gloria”, ya que la salvación sólo se lleva a cabo a través de su voluntad y acción.

La quinta versión del concierto de música sacra contemporánea estuvo enmarcada en la misericordia, por lo que las piezas musicales y poemas que, alumnos y ex alumnos, presentaron hicieron referencia a este tema.

Al respecto, Roberto Aravena, quien presentó su obra Para entregar mi última hoja de árbol, participó por segunda vez en el proyecto. “Todos los llamados a hacer nueva música son siempre bienvenidos y en este caso había una petición a escribir música sobre un elemento que ya de por sí es abstracto, igual que la música, que es la misericordia. Entonces, nos adentramos en un mundo que ya era de una abstracción muy misteriosa que nos terminó encantando, y nos metimos de lleno a esto al punto de leer casi la Biblia entera para poder crear un texto y poder llevarlo a la música”, explicó el alumno.

En el concierto se presentaron obras musicales inéditas para ensamble mixto, ensamble latinoamericano, coro y orquesta. Además, se realizó la lectura de poemas inspirados en la adoración eucarística.

El capellán de Campus Oriente, Pbro. Thomas Billot comentó que “este año el Soli Deo Gloria fue descubrir la belleza de la música que partió con esa primera palabra ‘necesito’, ahí está dicho todo. Necesitamos todos de la misericordia de Dios, de su presencia, de estar aquí al lado de Él y dejarse mirar por Él, por su compasión, por su misericordia. Fue muy emocionante, una experiencia única”.

La dirección de las obras fue realizada por académicos UC, entre los que se pueden nombrar a Aliocha Solovera, William Child, Cristian Gonzalez y Cecilia Bralic. También, formaron parte en la interpretación el Colectivo Semillero (ensamble latinoamericano) y la orquesta de estudiantes del Instituto de Música (CEEM).

“Hoy 300 personas vivieron, a través del arte, un encuentro con Cristo. La música, la poesía, el arte son oportunidades de ver porciones de la belleza de Dios. Este proyecto pone a Cristo en el corazón de campus Oriente”, expresó Guillermo Tagle, director de la Pastoral UC.

Este proyecto se presentará nuevamente en la Fundación Misericordia en Población La Pincoya, el próximo viernes 4 de noviembre, con el objetivo de dar un cierre al trabajo que los músicos y alumnos realizaron durante el año con los niños de la fundación a través de talleres y encuentros.

 

Revisa la galería de imágenes aquí

Revisa las ediciones y obras anteriores aquí